Cómo limpiar una oficina correctamente paso a paso

como limpiar una oficina


Una oficina es un lugar donde el tránsito de personas es muy elevado, por lo que la acumulación de suciedad también aumenta.

En nuestro trabajo pasamos la mayor parte de las horas del día y por eso es esencial que nuestra oficina esté limpia y siga unos criterios de higiene.

Por eso, lo más habitual es contratar a una empresa de limpieza especializada en saber cómo limpiar oficinas para que las labores se hagan de la forma más profesional y minuciosa posible.

Seguir un protocolo claro de limpieza y adaptar las técnicas y productos a los tipos de superficies y materiales es esencial para que el resultado sea el esperado. Para que tu oficina esté siempre reluciente, te damos algunos trucos de limpieza. Toma nota porque vamos a enseñarte cómo limpiar tu oficina paso a paso.

Limpieza de pavimentos

Los pavimentos de una oficina reciben muchas pisadas al cabo del día, por lo que es muy normal que se encuentren pisadas o incluso algunas migas del bocata del almuerzo o las rosquilletas de la merienda. Por más pulcros que sean los empleados es muy difícil que el suelo no acabe sucio al terminar la jornada.

La escoba no suele ser una herramienta demasiado eficaz en estos casos ya que es muy fácil que quede algún resto. La mopa es más recomendable ya que atrapa mejor el polvo y captura toda la suciedad.

Dejar el suelo libre de restos es imprescindible para poder fregarlo posteriormente y dejarlo limpio. Si se trata de una superficie cerámica, lo mejor es utilizar los productos de limpieza habituales como son lejía, fregasuelos o amoniaco dependiendo de la suciedad y las preferencias de cada persona. Si, por el contrario, el suelo es parquet de madera es conveniente prescindir de productos, mejor fregar sólo con agua o una pizca de producto jabonoso o jabón de manos.

Cuando nos encontramos con suelos enmoquetados, la mejor solución es aspirar ya que quitar la suciedad en este tipo de superficies es una tarea más complicada. Con cierta periodicidad se deberá recurrir a máquinas de limpieza especializadas basadas en técnicas de inyección-extracción o espuma seca.

Limpieza de muebles

En una oficina hay un gran volumen de muebles, mesas, cajoneras, armarios, vitrinas, estanterías… por lo que el polvo es el principal enemigo de estos espacios.

El polvo da sensación de suciedad y dejadez y no transmite una imagen buena de la empresa. Por eso es tan importante realizar un mantenimiento asiduo y retirar todo el polvo acumulado en muebles.

Dependiendo del material de los muebles se utilizará un tipo de productos diferentes pero por lo general la limpieza del mobiliario debe realizarse primero con un plumero y después con una gamuza sobre la que se vierte la solución de limpieza adecuada.

En el caso de los muebles de madera, simplemente con un trapo húmedo se puede obtener un resultado óptimo y es mejor evitar productos embellecedores y espray ya que hacen que la madera pierda su aspecto original. Cuando la madera ya está muy deteriorada se recomienda también hidratarla.

En ningún caso se recomienda aplicar la solución limpiadora directamente sobre el mueble ya que podría dañarlo.

Cómo limpiar una oficina: sillas y superficies tapizadas

En las oficinas las sillas y sillones son el mueble más común y en la mayoría de casos para aumentar la comodidad de los trabajadores y visitantes se apuesta por muebles tapizados, que requieren un protocolo de limpieza especial.

En primer lugar es esencial aspirar la zona tapizada cada día para quitar toda la suciedad y evitar que se acumule.

Asimismo, es importante también periódicamente limpiarla con productos de limpieza especializados para tapicería y cada cierto tiempo recurrir a máquinas especializadas como las que hemos indicado para suelos enmoquetados.

Limpieza de ordenadores, teléfonos y aparatos electrónicos

¿Qué es de una oficina sin ordenadores? Casi todos los empleados de una oficina tienen su propio ordenador con el que trabajan todo el día. Tocan continuamente el teclado, el ratón, la impresora, hablan por teléfono… por lo que son una fuente de gérmenes grandísima y su limpieza es crucial.

El primer paso para saber cómo limpiar una oficina en materia de ordenadores y aparatos electrónicos es desinfectarlos cada día para evitar que las bacterias sean un problema para los empleados y posteriormente mantenerlos limpios con una balleta y productos de limpieza. Eso sí, no aplicar el producto directamente en el aparato ya que se podría estropear.

En el caso de los monitores, la técnica de limpieza es especial ya que son muy frágiles y algunos productos pueden ser perjudiciales para su mantenimiento o incluso puede llegar a rallarlos.

La mejor manera es utilizar un plumero y balletas especiales para esta superficie con productos especializados para pantallas.

 

Tras haber higienizado toda la oficina, una de las tareas diarias para su limpieza es retirar la basura y ordenar el material de oficina que encontramos en las mesas ya que una imagen de orden es muy positiva para cualquier compañía y además facilita las labores de los empleados.

Si quieres que profesionales de la limpieza que sepan cómo limpiar una oficina y que se encarguen de dejar tu lugar de trabajo en perfectas condiciones higiénicas, contacta con nosotros y consulta nuestros servicios.




COMPARTIR:




Comenta:

Contacto

¿Podemos ayudarle?