Cómo limpiar la casa: 5 TIPS para mantener la casa limpia sin perder demasiado tiempo

como-limpiar-la-casa


El trabajo ocupa la mayor parte de nuestro día, por eso, nuestro tiempo libre queremos dedicarlo a disfrutar de las cosas que nos gustan y nos relajan y limpiar no es una de ellas. Por eso, siempre nos parece que nunca tenemos tiempo suficiente para hacernos cargo de la limpieza de nuestra casa como deberíamos.

El limpiar no se va a acabar, desgraciadamente las tareas no se van a hacer solas, pero si aprendemos a gestionar y economizar nuestro tiempo, podremos aprender cómo limpiar la casa de manera más productiva para mantener la higiene en nuestro hogar sin necesidad de dedicarle demasiado tiempo. Se acabó el sentirnos frustrados por sentir que nos pasamos la vida, trabajando, limpiado y durmiendo.

Sabemos que a veces es difícil lograrlo, por este motivo hemos querido dedicar este post a darte algunos consejos para que la limpieza de tu hogar no sea una carga y puedas incluirla en tu rutina diaria sin que apenas se note. Aquí tienes nuestros 5 TIPS para limpiar tu casa en un plis-plas.

1. Haz la cama todos los días antes de salir de casa

Parece una tontería, pero el orden es crucial para que tu casa parezca limpia. Ya puede estar cada rincón como una patena que si entras y está todo por medio y la cama sin hacer parecerá un desastre.

Si te lo propones e introduces esta tarea como una rutina diaria cada mañana, te ocupará poquísimo tiempo y podrás mantener el orden y limpieza en el hogar. Levántate, estira las sábanas, pon el nórdico encima, pasa las manos y ¡Voià! Cama hecha.

¿Ha sido un suplicio? No mientas, has tardado 1 minuto como mucho.  

2. Abre las ventanas y ventila la casa cada mañana mientras te preparas para ir al trabajo

Otro aspecto clave es el olor de tu casa. Para que una casa se mantenga limpia tiene que oler a limpio y no a espacio cerrado con mucha humanidad.

Después de hacer la cama dedica 30 segundos a abrir las ventas y mientras te aseas y te preparas para ir a trabajar tu casa se ventilará y mantendrá un buen olor el resto del día. Puedes dejarlas abiertas mientras estás fuera de casa o en invierno, si eres un friolero, ciérralas y el calor se mantendrá dentro. Fácil, ¿verdad?

3. Limpia los cristales y friega el suelo una vez a la semana

El suelo es la superficie que más se ensucia cada día y la que da una mayor impresión de hogar descuidado si no lo mantenemos limpio. Cada día lo pisamos con la suela de nuestros zapatos sucia de la calle, nos caen migas, hilos o cosas infinitamente diversas sin que nos demos ni siquiera cuenta y se acumula el polvo cada minuto. Por eso es importante saber cómo limpiarlo con regularidad.

Si no pasas demasiadas horas en casa o no tienes perro ni niños, con una vez a la semana será suficiente para que se mantenga aceptable. Si te encuentras entre los otros supuestos, nosotros te recomendamos hacerlo al menos dos veces. Más vale prevenir que curar.

En cuanto a los cristales, la suciedad se acumula de una manera increíble. Un simple descuido y un dedo posado en el cristal de la ventana o en la mesa se mantendrá allí hasta la posteridad y lo que es peor, cuando mires hacia allí sólo podrás ver eso.

La limpieza de los cristales debe ser también recurrente, una periodicidad semanal será suficiente si durante el resto de la semana eres cuidadoso.

4. Repasa las mamparas dos veces al mes

Todo el mundo odia limpiar los baños, va con el ADN humano, pero el baño es precisamente una de las estancias que más higiene precisa.

Ahora en cualquier supermercado puedes encontrar toallitas limpiadoras multisuperficie que te ayudarán a asearlo en pocos minutos. Eso sí, una vez o dos a la semana deberías esmerarte un poquito más o se te acumulará la suciedad.

La clave para que el baño tenga un aspecto limpio es cuidar la mampara. La acumulación de cal, gotas y suciedad en la mampara da un aspecto poco pulcro del baño. Por eso te recomendamos dos veces al mes limpiarla con un poco de aceite de limón. Esto hará que el agua se resbale por el cristal y éste tarde más en ensuciarse.

5. Aprende cómo limpiar la casa con tareas más pequeñas

Entre semana no tienes tiempo y el fin de semana te niegas a dedicarlo a lo que denominamos popularmente limpieza general del hogar. Por eso, lo mejor que puedes hacer es dividirte las tareas en pequeñas partes y hacer una cada día, así el fin de semana no dedicarás más tiempo a limpiar y tu casa se mantendrá aseada.

Un día limpia el polvo del comedor, otro de la habitación, otro limpia el baño y otro la cocina. Tú mejor que nadie sabes de cuánto tiempo dispones cada día, organízate como quieras y limpia sin agobios.

 

Con estos pequeños trucos sabrás cómo mantener la casa limpia, además de tenerla siempre ordenada y aseada. No obstante, deberás limpiar más a fondo con regularidad, porque no es oro todo lo que reluce y la suciedad tiene un don especial para esconderse en los lugares más recónditos. Por eso, te proponemos que acudas a una empresa de limpieza de casas a domicilio que presten servicios de aseo profesional para que especialistas en este ámbito se encarguen de las tareas más arduas una o dos veces por semana. Así tu casa sí que estará como una patena.




COMPARTIR:




Comenta:

Contacto

¿Podemos ayudarle?